Bélgica Mayí: “Mi sueño fue siempre ser maestra”

    0
    1024

    Afirma que la jubilación la acercó más a la familia

    SANTO DOMINGO.- Bélgica Antigua Mayí nació un 16 de enero de 1948, pero dice mientras deja escapar una sonrisa, que su fecha de nacimiento es el 2 de febrero 1966, porque ese día inició su labor magisterial.

    De niña, relata, jugaba con muñecas, creyendo que eran alumnas, le cosía ropa alusiva a un uniforme escolar y elaboraba butaquitas con cartón y simulaba el aula. El recuerdo lo trae al inicio de una entrevista con periodistas del Instituto Nacional de Bienestar Magisterial (INABIMA) que la visitaron en su hogar.

    Bélgica es licenciada en Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Inició su carrera docente en una escuela del municipio Manoguayabo; y en marzo de 1989 fue pensionada por motivos de salud. Siete meses más tarde fundó el colegio Los Niños de Bélgica, el cual cerró este año por cuestiones de salud.

    Para el año 2004 fue reintegrada en el Ministerio de Educación como directora nocturna de la Escuela de Adultos Socorro Sánchez, hasta que se jubiló en 2016, siendo la coordinadora docente del Instituto Politécnico Profesor Juan Bosch de Santo Domingo Este.

    “Cuando estuve como maestra en Manoguayabo afiancé aún más el amor por el magisterio. Trabajé con jóvenes enfocados en aprender, trabajadores y con muchos deseos de superación. Nunca olvido aquellos momentos en las aulas”, cuenta Bélgica con una rebosante sonrisa y de deber cumplido.

    Al referirse a la transformación de la educación, alabó los procesos por los que atraviesa el sistema educativo dominicano, y está segura que esos cambios continuarán a beneficio del sector.

    “Siempre quise ver ordenadores en las aulas, en manos de estudiantes, pero también en las manos de maestros…con bachilleratos técnicos, y gracias a la Revolución Educativa que puso en marcha el gobierno, se ha logrado tecnificar a las escuelas, una realidad ante los ojos del sector magisterial”, expresó Bélgica.

    Ser maestra…

    Para ella, la palabra maestra encierra muchas cosas. El maestro es la guía del estudiante y figura en importancia después de los padres. “Para mí, cada experiencia en el aula marcó mi vida. Decía siempre que era como un parto, pero múltiple”. Mientras narra ese momento, la maestra asegura que enseñar seguirá siendo su pasatiempo favorito hasta que el Señor la mantenga con vida en la tierra.

    Recuerda que cuando inició como maestra ganaba cien pesos, pero con la llegada al poder del doctor Joaquín Balaguer, con su política de austeridad, le bajó el salario en 90 pesos mensual.

    Cuenta que además de su jornada como maestra de escuela, dedicaba largas horas a realizar trabajos a maquinilla y manualidades. “Yo tejía, bordaba, pasaba trabajos en una maquinilla que tenía, cosía…en fin, eran labores que combinaba para aumentar el presupuesto”, relata.

    Proactiva

    La maestra Bélgica es una intensa colaboradora y activista social. Es la presidenta de la Asociación de Padres, Madres y Amigos de la Escuela (APMAE) del Centro Educativo José Manuel Rodríguez Tavares, pero también fue presidenta de juntas de vecinos, y de apoyo a enfermos, ancianos y desvalidos en el Hogar de Ancianos Nuestra Señora del Carmen del Municipio Boca Chica.

    Confiesa que para sentirse productiva hace de todo un poco, y afirma que esa productividad no es siempre el resultado de una entrada económica.

    “Ahora estoy con mi mejor proyecto en esta etapa de mi vida, y es colaborar para la Escuela Nacional de Ciegos”. Esta decisión la tomó inmediatamente firmó el documento de solicitud de su jubilación.

    En ese sentido, destacó el apoyo que recibe de parte del ministro Andrés Navarro, quien, a través del Ministerio, le facilitó un autobús para el trasporte de los alumnos con discapacidad visual.

    La jubilación

    Como maestra jubilada, doña Bélgica asegura que parte de su tiempo lo dedica a la familia. Tuvo tres hijos (uno falleció), y cinco nietos, los cuales complementan su existir.

    Para ella la jubilación es un tiempo para la felicidad, para disfrutar de la familia. “La vejes te trae muchas cosas que no son tan bien recibidas como dolores en los huesos, tendones, y un sin número de enfermedades, pero también te da otras cosas que te llevan a la felicidad, como es estar más tiempo con la familia.

    Su mayor satisfacción

    Asegura que la mayor satisfacción es haber ayudado a muchos niños y adultos, a través de la escuela, a superarse, y a ser alguien en la vida.

    “Cada persona que necesita ser educada por mí, sea niño, sea adolescente, sea adulto,  porque he tenido la oportunidad de trabajar con personas de todas las edades,  es para mí algo muy especial”, concluyó diciendo la maestra Mayí.

    Departamento de Comunicaciones

    No hay comentarios