Felicita Albania Pérez: “La jubilación es un nuevo comienzo que también hay que disfrutar”

    0
    460

    SANTO DOMINGO.- Para la maestra Felicita Albania Pérez educar siempre fue su vocación, la cual asegura desarrolló con entrega y dedicación durante 51 años ininterrumpidos.

    “Desde jovencita me sentí atraída por el magisterio, escribía en el suelo, en pedazos de papel, siempre me di cuenta que mi vocación era ser maestra; y si vuelvo a nacer, vuelvo a ser maestra”, confiesa.

    Y es que para ella un maestro es lo mejor que hay. Define al maestro como el guía en la formación intelectual de niños y jóvenes. “Es a la escuela que le corresponde esa responsabilidad. A la familia le toca inculcar valores”, asegura la maestra Pérez.

     

    Felicita nació el 28 de febrero de 1947, en el municipio Duvergé, provincia Independencia, y emigró a Santo Domingo en 1964.

    Comenta que fue una de sus profesoras de secundaria quien notó en ella su talento y vocación por la educación. “Esa profesora me escogió para ser beneficiada con una beca de la Secretaría de Educación, ya que había recibido 13 formularios para ayudar a igual número de estudiantes”.

    “El hecho de venir a la Capital a prepararme como maestra era lo máximo en ese momento, y así fue como ingresé a estudiar Magisterio Normal Primario en la Escuela Félix Evaristo Mejía, donde me gradué con honores en1967”, continuó expresando.

    Sus buenas calificaciones le abrieron las puertas ese mismo año en el Politécnico Ángeles Custodio, donde fue nombrada para impartir docencia en el área de Matemáticas, en los grados de séptimo y octavo; luego pasó a tercero de bachillerato a impartir Física, y después las materias técnicas. Dice que se esforzaba mañana, tarde y noche para poder desarrollar su labor de manera excelente.

    Rememora que en esa época tenía 20 años y que cuando llegó la directora del referido centro dijo: “Ahhh, pero yo pedí una maestra y me han enviado una niña, y yo le dije, no hermana no, lo que usted está recibiendo es una maestra, lo que pasa es que soy muy joven, pero le voy a demostrar que estoy preparada”, recuerda. En ese centro estuvo durante 14 años en las tandas mañana y tarde.

    Trabajando como profesora inició su carrera de Educación en la Universidad Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), donde obtuvo la licenciatura en 1970, mención Matemáticas.

    La disposición y responsabilidad con la que realizaba sus labores motivó a que la llamaran de la escuela Nuestra Señora del Carmen en 1981, donde laboró durante once años.

    Luego pasó al Ministerio de Educación como encargada de Medios Educativos, cargo que ocupó por espacio de 4 años, más tarde trabajó como técnico docente en el Departamento de Pruebas Nacionales; alcanzando la posición de Directora Técnica, hasta que fue jubilada en 2017 con el decreto 279-17.

    Durante su permanencia en ese último cargo, realizó una maestría en Evaluación de la Educación, en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), en coordinación con la Universidad Española de Murcia en 2008.

    Su vida después de jubilada

    Después de jubilada dice que lleva una vida activa y alegre. Disfruta haciendo ejercicios con caminatas diarias, algo que para ella es muy importante, porque “te dice que eres saludable y que si puedes”.

    Hoy, a sus 72 años, asegura que no para de capacitarse y de aprender cosas nuevas a través de cursos de pintura, bordado y costura que se imparten en la Casa de Jubilados del club del Banco Central, donde su esposo es socio. Asimismo, participa en actividades de evangelización en la parroquia San Ignacio de Loyola.

    La maestra Felicita Pérez está casada con Demetrio Jiménez, con quien procreó cuatro hijos, quienes se han desarrollado profesionalmente en diferentes áreas del saber; y quienes hasta el momento le han dado seis nietos, los cuales dice son la mejor parte de su vida y una de sus razones de vivir.

     “Mi primer pasatiempo ahora es ver mis nietos aquí, esa es mi mayor pasión en este momento… mi mayor felicidad, y qué bien que ahora como maestra jubilada puedo disfrutar de este tiempo…”.

    En febrero de este año, Felicita recibió los fondos del Plan de Retiro Complementario, dinero que usará para viajar en compañía de su esposo, hijos y nietos. “Ellos son mi gloria”.

    Mensaje a los jubilados

    Recomendó a los jubilados a tomar este tiempo para ellos, a disfrutar de la familia, a pasear y hacer cosas que le agraden y le den felicidad.

    “Hay que mantenerse ocupado para sentir que eres útil, porque lo que más acaba con el jubilado es que se considere que ya no sirve para nada, y no es así. Este es un nuevo comienzo, una nueva oportunidad para continuar disfrutando la vida”.

     

    Departamento de Comunicaciones

    No hay comentarios