Jubilada Luisa Oliva Duvergé “Mis años en el magisterio fueron los mejores”

    0
    487
    Plan de Retiro Complementario 2019

    SANTO DOMINGO.- La profesora Luisa Oliva Duvergé afirma que los años que dedicó al magisterio fueron los más gratificantes, porque le permitieron trabajar en la formación de niños y niñas de los niveles inicial y básico.

    Ella forma parte del grupo de maestros que fueron jubilados a través del Decreto 279-17, y que recibió el beneficio del Plan de Retiro Complementario por parte del Instituto Nacional de Bienestar Magisterial (INABIMA), el pasado 13 de febrero.

    Duvergé entregó al magisterio 44 años. Se inició en el colegio Gustavo Adolfo Bécquer, en Los Alcarrizos, cuando apenas contaba con 17 años y cursaba el bachillerato.

    Cuenta que lo que la llevó a inclinarse por el magisterio fue ver muchos niños carentes de educación de hogar, pero con interés en aprender. “Eso me motivó muchísimo”, confiesa.

    Recuerda que estos jóvenes pertenecían a familias desalojadas de los gobiernos de Joaquín Balaguer en el decenio de los 70, y que fueron enviados a vivir a Los Alcarrizos.

    Aseguró que esta es una de las razones por las que, en 1973 junto a un grupo de compañeros maestros, formaron la Escuela Nocturna de Cultura Popular, hoy Escuela Nocturna Los Alcarrizos, en el municipio del mismo nombre.

    En 1982 renunció de ese centro educativo, porque trabajaba en tres tandas, prefiriendo continuar con su labor magisterial en las escuelas de nivel básico El Café, en Herrera y la Carmen Celia Balaguer, donde estuvo por espacio de 22 años.

    En el año 2000 se trasladó al Distrito 15-01, en calidad de técnico, pero solo permaneció allí siete meses, ya que su anhelo era dirigir una escuela y combinarla con la enseñanza, meta que logró cuando fue designada como directora del plantel Emmanuel Espinal, donde completó los 44 años de labor magisterial, hasta su jubilación en 2017.

     

    Jubilación

    Para la maestra Luisa Oliva, la jubilación le ha brindado tranquilidad, a pesar de echar de menos la escuela y el alumnado. “En principio me levantaba igual de temprano pensando que iba a la escuela. En verdad, me costó asimilar que ya estaba fuera de las aulas…”, comenta.

    Aseguró que luego de la jubilación comparte más con su familia, sus seis hijos Ramón Marino, William Alexander, Edwin de Jesús, Luis Marino, Delvi Emil y Judelky Katherine Estévez Duvergé; y sus nietos. “Ellos llenan ese vacío que dejaron mis muchachitos de la escuela”.

    Hoy, a sus 70 años, Luisa Oliva se regocija al sentir que cumplió su misión como educadora, pero también como madre ante la sociedad. Exhorta a los maestros jóvenes a entregarse con amor al magisterio y construir una mejor Patria.

    Con los recursos que recibió por el Plan de Retiro Complementario, asegura que lo invertirá en un negocio familiar.

     

    Departamento de Comunicaciones

    No hay comentarios