Se inicia el Mes del Regocijo y la Excelencia Magisterial

    0
    1406

    La abnegación, la entrega y la dedicación de los maestros y maestras de la República Dominicana en favor de la construcción de una sociedad cada vez más justa, educada y competitiva es reconocida cada año con la celebración del Mes del Regocijo y la Excelencia Magisterial.

    El Instituto Nacional de Bienestar Magisterial (INABIMA) se une a esta celebración y felicita a los docentes dominicanos, y con ellos a todos los agentes del sistema educativo nacional, por corresponderles el ejercicio de tan noble profesión, en momentos en que el gobierno del Presidente Danilo Medina desarrolla la más importante Revolución Educativa que se haya vivido en el país.

    Para celebrar este Mes del Regocijo y la Excelencia Magisterial, el Ministro de Educación, Carlos Amarante Baret, desarrollará una serie de actividades destinadas a exaltar la labor del docente dominicano, iniciativa a la que el INABIMA se adhiere y destaca reconociendo de manera particular a ilustres maestros y maestras que ha dado el país como Eugenio María de Hostos, Salomé Ureña, Juan Bosch, Ercilia Pepín, Pedro Henríquez Ureña, Aída Cartagena Portalatín, José Francisco Peña Gómez y don José “Pepe” Álvarez, entre muchos más.

    Aunque en la República Dominicana el Día del Maestro se celebra desde el 30 de junio de 1939, fecha establecida por la Secretaria de Estado de Justicia, Educación Pública y Bellas Artes a través de la resolución 06, del 6 de junio de ese año, el Mes del Regocijo y la Excelencia Magisterial fue puesto recién en vigencia mediante ordenanza del Ministerio de Educación en junio del 2012.

    Además, el decreto 285-06 instituyó el 17 de julio del 2006 el Premio Presidencial a la Excelencia Magisterial Ercilia Pepín, con el cual se reconoce a las personalidades y a las instituciones nacionales e internacionales que honren con su labor educativa a la Nación dominicana.

    Nelson Mandela, símbolo mundial de la lucha por la liberación de los pueblos, afirmó que “la educación es el gran motor del desarrollo personal. Es a través de la educación como la hija de un campesino puede convertirse en una médica, el hijo de un minero puede convertirse en el jefe de la mina, o el hijo de trabajadores agrícolas puede llegar a ser presidente de una gran nación”.

    Desde el INABIMA saludamos este mes a todos los nobles maestros y maestras dominicanos, y reiteramos nuestro irrenunciable “Compromiso con el Sector Magisterial”.